El CIM prevé 8 plantas para tratar un millón de toneladas de escombros al año

El Plan Sectorial establece la obligación de llevar los restos de obras a las plantas autorizadas

Valorar:
Nunca vista
T. G.
El Consell Insular de Mallorca se ha propuesto ordenar y controlar de forma definitiva el destino final que reciben el millón de toneladas de escombros procedentes de la construcción que se producen cada año en la Isla. Este volumen de desechos equivale, ni más ni menos, a un edificio de 70 pisos de altura con la base de un campo de fútbol y todavía es más grave si se compara con las 450.000 toneladas anuales de basura que se producen. Para conseguirlo, el Consell Insular pretende construir ocho plantas específicas para el tratamiento de este tipo de residuos, incluyendo el que se denomina como «voluminosos», es decir, electrodomésticos, muebles viejos y neumáticos, entre otros.

En estas plantas se procederá a seleccionar todos aquellos materiales que sean reutilizables de los que haya que destruir. Los residuos contaminantes procedentes de electrodomésticos viejos serán llevados a la Península para su posterior tratamiento, el resto será reciclado. Las instalaciones principales se ubicarán en la finca de Rafelot, junto a Son Reus, y en el Corral Serra, en Santa Margalida. En ambos casos habrá unos vertederos controlados para aquellos materiales que no puedan ser reaprovechados.

También habrá otros seis puntos ubicados en Inca, Artà, Llucmajor, Porreres, Calvià y Manacor donde únicamente se realizará una selección de los materiales que serán enviados o bien a Santa Margalida o bien a Son Reus para su transformación definitiva. En estos casos las instalaciones estarán asociadas a canteras que serán restauradas con los restos inertes ya seleccionados, los llamados escombros limpios.

Esta es la previsión de infraestructuras que incluye el nuevo Plan Director de Residuos de Construcción, voluminosos y neumáticos que ya ha redactado el Consell y que se llevará a aprobación inicial al pleno del próximo día 3. El conseller de Medi Ambient de Consell, Miquel Angel Borràs, explicó que, a partir de ahora, todas las obras mayores que se ejecuten tendrán que enviar sus escombros a alguna de estas plantas de selección.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.