Cristina Durán, un trocito de cielo

|

Valorar:
Nunca vista

"Hermana Cristina, ¿cuándo se dio usted cuenta de que quería servir a Dios?
"¿Cuándo o cómo?

"¡Ay!, pues explíqueme el cómo y el cuándo...
"Lo que provocó mi decisión proviene de momentos puntuales que pasaron por mi vida y en los que intuí la existencia de otras posibilidades. Yo cursé mis estudios en el Colegio Pureza de María en el Jardín de Infancia, o sea, desde muy niña; y los pequeños detalles que iba recogiendo eran una forma de acercamiento a Dios.

"Sentimiento que se agravó en su pubertad.
"Exacto. Pese a que, en mi adolescencia tampoco parecía que Dios estuviera conscientemente dentro de mí, aunque sí de forma inconsciente. Cuando cursé 8º de EGB, se desplazó a Manacor una religiosa joven, algo a lo que no estábamos acostumbrados a observar en nuestra ciudad. Era muy alegre, dinámica y comunicativa, acciones que me hicieron plantear que no únicamente existe la posibilidad de formar una familia.

"Compare con algo el instinto que iba creciendo dentro de usted, hermana Cristina.
" Es... ¿cómo le diría yo? Como los hinchas del fútbol que se aficionan lentamente a este deporte. Las personas que elegimos servir a Dios, es porque nos damos cuenta, a través del tiempo, de que existe otra clase de vida.

"Permítame decirle que no es habitual el que los jóvenes elijan, precisamente, renunciar a los placeres de la vida que conocen.
"En mi congregación, comparada con las otras, sí existen numerosas personas que optan por ejercer la religión. Añadiré que las religiosas llevamos una vida mucho más normal de la que creen quienes no la conocen.

"Mencione usted una acción que la incomode.
"Me extraña que se diga que vivimos dentro de una sociedad plural en la que se acepta el convivir con personas que se tiñen el pelo de verde, rojo, que llevan mucho pendientes u otros objetos por el cuerpo, y que luego se extrañen al observar a una chica joven que viste un hábito.

"Hermana, dígame suavecito al oído si no seguirá siempre su vocación...
"Me hace una pregunta que no puedo responder. Existe esta posibilidad, pero en estos momentos, la descarto. Cuando una pareja contrae nupcias, no piensa en la separación; de pronto, un día se dan cuenta de que se les murió el amor.

"¿Piensa usted que existe únicamente, el pasado y el presente y de que se carece del futuro?
"¿Me pregunta por el futuro más allá de la muerte o en este mundo?

"Simplemente, de un futuro para todo.
"¡Existe este futuro! El hombre, antropológicamente está creado para tener una vivencia del tiempo muy particular, ya que es el único animal racional que puede pensar que tiene un pasado, un presente, y que está proyectado hacia un futuro. Lo que sí le puedo asegurar, es que yo tengo el pleno convencimiento en que un día me encontraré con Dios.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.