Ladaria trabajará «en silencio y con tranquilidad» sobre «los muchos asuntos a estudiar»

| Palma |

Valorar:
Visto 333 veces
preload
El arzobispo Luis Ladaria ofició la Eucaristía en Els Dolors de Manacor con Andreu Genovart.

El arzobispo Luis Ladaria ofició la Eucaristía en Els Dolors de Manacor con Andreu Genovart.

16-08-2008 | Redacción Part Forana

Momentos antes de recibir el capelo y el anillo cardenalicios que lo convertirán en elector del próximo papa, el arzobispo mallorquín Luis F. Ladaria (Manacor, 1944) afirma que su objetivo consiste en «trabajar en silencio y con tranquilidad» sobre «los muchos asuntos por estudiar».

Añade que «tenemos muchos temas que tratar, hay que estudiarlos bien, prepararse bien, y hay que pensar y reflexionar sobre ellos». No especifica cuáles son, pero siguiendo las directrices del papa Francisco, Ladaria diseña la línea teológica y doctrinal de la Iglesia católica y gestiona, siempre discreto, el ecumenismo y la comunión a los matrimonios católicos y cristianos, como plantea el clero alemán.

«Son -reflexiona- señales de que la Iglesia avanza siempre y va siempre adelante». El neocardenal valora y destaca el impulso dado por el papa Bergoglio «que ha traído un aire nuevo, de mucho gozo y de mucha esperanza».

Reclamado por todos los medios de comunicación y con peticiones de entrevistas que se acumulan sobre su austera mesa de trabajo en el Vaticano, Ladaria Ferrer mide, hoy más que nunca, cada una de sus palabras. Sabe -tras haber sido nombrado en julio pasado prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe- que sus declaraciones son escrutadas al milímetro, comentadas, valoradas, analizadas e interpretadas. Y esto es lo que evita el teólogo y jesuita de Manacor que hoy será creado cardenal. Rehúye los temas polémicos, intuye y evita la controversia.

Amable, próximo y con una sonrisa que atrapa y desconcierta al mismo tiempo al interlocutor, Ladaria admite que esperaba el nombramiento como purpurado: «naturalmente estaba ya en una función que prácticamente era una posibilidad con la que tenía que contar. Todos mis predecesores en la historia [refiriéndose a los prefectos el dicasterio para la Doctrina de la Fe, el antiguo Santo Oficio] han sido cardenales».

Quien se define a sí mismo como «un humilde profesor de Teología» declara en Roma que «hay que aceptar lo que el Santo Padre nos pide y hacerlo con alegría y con gozo».

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

vesperon
Hace 3 meses

supongo que no tendrá sueldo, yo también tengo cosas en las que pensar pero no recibo subvención al respecto..

Valoración:2menosmas

manumenorca
Hace 3 meses

... veo mucha mayúscula mayestática por aquí... Teología, Oficio, Congregación, Santo, Doctrina, Fe... pero seamos serios... hoy en día, la Teología es humo, muy elaborada y con florituras, pero vacía de contenido para el siglo XXI que no es medievo...

Valoración:1menosmas

segur
Hace 3 meses

En silencio y tranquilidad. Si señor. Tal como debe ser. Y que estudie la manera de convencernos que lo predica esta gente ocurrió tal como dicen, ya que es muy difícil entender y por lo tanto de creer.

Valoración:5menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1