Comarcas

La naranja mallorquina garantiza su futuro con la elaboración de zumos

Una fábrica de Llucmajor prepara un producto de calidad tras alcanzar un acuerdo con payeses y el Govern

Valorar:
Nunca vista
preload
Gaspar Oliver, Julià Puig, Pere Sampol, Lluc Tomàs, Joan Juan, Salvador Sastre y Joan Arbona brindan con el zumo.

Gaspar Oliver, Julià Puig, Pere Sampol, Lluc Tomàs, Joan Juan, Salvador Sastre y Joan Arbona brindan con el zumo.

NEUS LÓPEZ GIL
Los zumos elaborados en Llucmajor a partir de los excedentes en la producción de naranjas serán comercializados con las marcas «Can Puig-Suc de Taronja» y «Miret». La elaboración de este nuevo producto comenzó oficialmente ayer y saldrá al mercado local en breves fechas. A la presentación de este nuevo proyecto asistieron el vicepresidente y conseller d'Economia, Comerç i Indústria del Govern, Pere Sampol; el alcalde de Llucmajor, Lluc Tomàs; el director general de Remasa, Julià Puig, y el presidente de Fruita Bona, Joan Juan Moll. Los batles de Sóller y Fornalutx, Joan Arbona y Salvador Sastre, también asistieron al acto, representando a dos municipios cuya imagen está vinculada desde siempre al cultivo de la naranja.

Este proyecto beneficia a unos 500 productores y es consecuencia de un convenio suscrito el pasado año mediante el cual Remasa comercializará zumo de naranja elaborado a partir de los excedentes del campo balear. Los payeses tienen garantizado un precio mínimo de 31'5 pesetas/kilo, cifra que asegura la pervivencia del sector. Remasa aportará 20 pesetas y la Unión Europea las 11'5 restantes en concepto de ayuda.

Pere Sampol aplaudió en su parlamento que se trata de una experiencia muy positiva porque se ha conseguido poner de acuerdo a dos «sectores tan diferentes como el primario (los payeses) y el secundario (la industria)». «Es un lección para todos, juntos y unidos no hay nada que temer», agregó, a la vez que agradeció la predisposición de Julià Puig, que desde el primer momento expresó su interés por esta iniciativa, y de Joan Juan Moll, quien dijo que ayer fue un día «especialmente significativo para todos los propietarios de tarongers pues con este proyecto la conservación de los naranjales de la Isla es una realidad». Pere Sampol apostó por la industria de transformación como alternativa aplicable a otros productos del campo mallorquín, como son la almendra.

Cinco pesetas de cada litro de zumo de «Miret» y «Can Puig-Suc de Taronja» vendido serán destinados a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). La presidenta de la junta balear, Teresa Martorell, informó que en esta próxima semana se firmará el convenio de colaboración con Remasa y el Govern. En las botellas habrá una etiqueta en la que se indicará que el consumo de naranjas y de zumo de naranja ayuda a prevenir el cáncer de colon.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.