Los padres de un niño enfermo podrán concebir uno sano para salvarle la vida

La nueva Ley de Reproducción Asistida permitirá la selección de embriones

| Madrid |

Valorar:
Nunca vista

Las familias con un hijo enfermo podrán tener la posibilidad de concebir un hijo sano para curar o salvar la vida del primero, de acuerdo con el borrador de la nueva ley de reproducción asistida que autoriza las técnicas de diagnóstico preimplantacional con fines terapéuticos para terceros, al tiempo que prohíbe la clonación de seres humanos con fines reproductivos.

El diagnóstico preimplantacional con fines terapéuticos para terceros consiste en analizar las células de los embriones de la pareja, conseguidos mediante fecundación in vitro, para comprobar cuál de ellos se convertirá en un niño sano y potencial donante para su hermano. Los embriones sanos elegidos se implantarán en el útero materno y cuando el bebé nazca éste podrá donar a su hermano las células que necesitaba para curar su enfermedad.

Pero estas técnicas con fines terapéuticos para terceros sólo se autorizarán en casos limitados y excepcionales y se requerirá la autorización expresa, caso a caso, de la autoridad sanitaria correspondiente. Antes de todo ello será necesario el informe favorable de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida, que deberá evaluar las características clínicas terapéuticas y sociales de cada caso para proporcionar a la sociedad las máximas garantías éticas.

Esta es la principal novedad del borrador de la ley presentado ayer por la ministra Elena Salgado, y que ya ha sido enviado a la citada Comisión para que lo dictamine en dos semanas, por lo que en marzo será remitido al Consejo de Ministros para su posterior debate en el Parlamento, con lo que se prevé que la norma podría estar aprobada en el 2006. En términos generales, la futura norma tiene como principal objetivo facilitar al máximo que las parejas con problemas de fertilidad puedan tener hijos.

También se generaliza la posibilidad de investigar con preembriones sobrantes, suprimiendo así la limitación establecida en la ley del 2003, aprobada con el Gobierno del PP, y por la que sólo podía investigarse con los embriones que hubieran sido congelados antes de la entrada en vigor de esa norma.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.