El Windsor pronto será historia

El alcalde de Madrid anunció ayer que la demolición del rascacielos incendiado «es inevitable»

| Madrid |

Valorar:
Nunca vista

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, dijo ayer que la demolición del edificio Windsor es «irreversible» a la vez que anunció la apertura de las líneas 8 y 10 de Metro y de Cercanías, así como la reducción de otras limitaciones de tráfico al considerarse oficialmente extinguido el fuego.

El alcalde compareció en conferencia de prensa y explicó que el fuego se consideró extinguido a la una de la madrugada de ayer, lo que permitirá reducir algunas restricciones de transporte público, en concreto en las dos líneas de Metro, cuya apertura confirmó la compañía metropolitana.

Los bomberos podrán entrar al edificio pasadas 48 horas, es decir a partir de la una de la madrugada de mañana, añadió el alcalde, quien insistió en que la demolición es «irreversible» y que se está estudiando cómo hacerla para que sea segura. Se ha decidido que el Ayuntamiento de Madrid realizará la demolición por ejecución sustitutoria con cargo a la propiedad del edificio «para garantizar la plena garantía de la demolición y ante la singularidad y complejidad del área afectada», en la que por ahora seguirán trabajando los bomberos.

En cuanto a las causas del suceso, Ruiz-Gallardón explicó que «siguen abiertas todas las investigaciones tanto de la policía como de los bomberos, pero en estos momentos no conocemos cómo empezó el incendio».

Varios expertos en estructuras arquitectónicas señalaron que todos los indicios apuntan a que el edificio Windsor «resistirá» y que su demolición controlada no presentará grandes complicaciones. El decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, Ricardo Aroca, se mostró confiado en que el Windsor «no caerá por sí solo», porque, entre otras razones, la estructura central del rascacielos es de hormigón, «un material mucho más resistente al fuego, el acero o las estructuras metálicas», afirmó.

Por otra parte, la alcaldía calcula que el incendio puede haber provocado serias perturbaciones en el servicio de transportes urbano afectando a unas 600.000 personas. Además, unas 10.000 personas no pudieron ir ayer a sus trabajos, pues las oficinas de sus empresas están en el perímetro de seguridad establecido en las inmediaciones de la torre siniestrada.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.