Baloncesto

Drac Inca inicia su cuenta atrás

El grupo de Oliete abre la pretemporada plagado de novedades, pendiente del mercado, y con las ausencias de Puyada y Richardson

| |

Valorar:
Nunca vista
FERNANDO FERNÀNDEZ
Drac Inca empieza a carburar sin completar su engranaje. El grupo de José Luis Oliete comenzó a sudar en un Palau en el que el movimiento en los despachos es frenético. Con el lesionado José María Pedrera como testigo, ocho son los efectivos con los que contará el preparador aragonés en estas primeras tomas de contacto. Sólo Willy Villar, que renovó por tres temporadas, y Miguel Alberto Montañana, cedido una campaña más por Pamesa, sobreviven, por lo que su labor irá más allá del parqué. El vestuario tiene en el base canario y el pívot valenciano a dos de sus hombres fuertes. Juventud y experiencia como referentes de un conjunto en el que ambos ingredientes forman una mezcla letal.

Otro que es buen conocedor del vestuario en Berto Alzamora. Su tercera etapa se prolongará durante dos temporadas, en plena madurez de un hombre que saboreó la ACB en Girona y la gloria de la Copa en tierras norteafricanas. Pocas cosas deberá demostrar el mallorquín ante una parroquia que siente devoción por su figura. Las dos novedades más significativas llegan desde la Terra Ferma y Alicante. Por un lado, Ramón Bordas aterriza en Inca con un ascenso aún candente. El que fuera capitán del Caprabo Lleida encandiló en el Palau tras el paso de Edu Torres y los suyos, y tras ver como las puertas de la máxima categoría se le cerraban, halló en el Drac Inca el lugar adecuado para demostrar muchas cosas.

Una trayectoria laureada y forjada a base de ascensos en los últimos años sirve de carta de presentación para un hombre que ofrece polivalencia al poder ocupar las posiciones de escolta y ala. Una senda similar ha vivido Juan Miguel Navalón. El primer fichaje de Oliete abandona Alicante tras toda una vida en la que las alegrías y la ascensión del deporte de la canasta en la ciudad levantina. Capítulo al margen merecen tres talentos que pidieron a gritos una oportunidad y su deseo les fue concedido. Dani Comas, José Medina y Toni Carrasco pasaron el corte y se disponen a vivir una temporada de sueño. Comas es el que mejor hoja de servicios presenta. Pamesa y Sant Josep de Badalona dan fe de la evolución de un hombre que tendrá por delante a Villar y Puyada. Carrasco y Medina viven una situación similar.

Su cometido, ayudar al equipo cuando precise de su concurso, pero lo que se busca, además de dar cancha a la cantera, es que se forjen en categoría profesional. A expensas de finiquitar de una vez por todas el capítulo del juego interior, que pasa por haberse decantado en las últimas horas por el fichaje de un nacional o comunitario, unido a un jugador de toque más exterior que cubra la plaza de extranjero vacante, tan sólo fueron dos las ausencias en el primer entrenamiento del Drac Inca 2001-2002. Se espera la llegada de Larry Richardson, cuyo fichaje fue ayer confirmado por la entidad, noticia que adelantó este rotativo, mientras que el base catalán Xavi Puyada, cedido por el Fútbol Club Barcelona, se encuentra en el país del sol naciente defendiendo el título mundial con la selección sub'20 de Paco García.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.