Liga de Campeones

El Real Mallorca hace historia

El equipo bermellón consiguió doblegar al Hajduk Split (2-0) y se medirá a los grandes equipos europeos

Valorar:
Visto una vez
preload
El delantero bermellón Luque pugna por un balón en el área del Hajduk Split.

El delantero bermellón Luque pugna por un balón en el área del Hajduk Split.

M.ALZAMORA
2 REAL MALLORCA: Real Mallorca: Leo Franco, Olaizola, Niño, Nadal, Miquel Soler; Novo, Engonga, Marcos, Ibagaza; Luque y Eto´o.

Cambios:Carlos (min. 71) por Novo, Albert Riera (min. 72) por Ibagaza Y Biaginia (min. 91) por Engonga..

0 HAJDUK SPLIT: Pletikosa; Sablic, Mise, Vukovic; Srna, Musa, Andric, Dolonga; Bosnjak, Vejic y Bilic.

Cambios: Pirija (min. 64) por Andric, Deranja (min. 76 por Bosnjak y Celiskak (min. 97) por Musa.
ARBITRO: Hugh Dallas (escocés). Amonestó a Musa, Bilic, Celiska y Andric del Hadjuk; a Olaizola del Mallorca.
GOLES: Goles: 1-0, min. 24: Eto´o bate a Pletijosa de un remate a media altura; 2-0, min. 2 de la prórroga: Luque, de cabeza, a centro de Carlos.
INCIDENCIAS: Partido de vuelta correspondiente a la fase previa de la Liga de Campeones disputado en el estadio Son Moix, que registró un lleno total, con 23.000 espectadores, 200 de ellos seguidores del Hadjuk Split.

El central croata Igor Stimac, sancionado con seis partidos por la UEFA tras los incidentes registrados en el partido de ida, presenció el partido en el palco. También, estuvo presente el técnico de la UD Las Palmas, primer rival del Mallorca en la Liga, Fernando Vázquez. El Real Mallorca logró inscribir su nombre, por primera vez en sus 86 años de historia, en la Liga de Campeones al derrotar al Hadjuk Split por 2-0 en un partido dramático y que se definió en la prórroga, después de que el tiempo reglamentario finalizara con 1-0 a favor del equipo balear. El público, puesto en pie, premió la proeza lograda por su equipo con una larga y cerrada ovación, como pocas veces se recuerda en Son Moix, mientras los jugadores, tirados por el suelo, celebraban una clasificación histórica.

Como era previsible, el equipo croata planteó un partido absolutamente defensivo con el objetivo lógico de hacer valer el 1-0 del encuentro de ida y sorprender al rival con algún contragolpe, que no prodigó en exceso. El Mallorca tuvo el dominio de las acciones, controló el balón a su antojo, y suyas fueron las mejores ocasiones para marcar. El exceso de precaución visitante fue el mejor antídoto contra los nervios y las prisas locales. Ante un adversario encerrado en su campo, toda la labor «rojilla» se redujo a buscar el hueco justo para las incursiones de Eto´o y Luque.

La entrada de Carlos Domínguez imprimió más velocidad a la delantera del Mallorca, aunque la salida del campo de un agotado Ibagaza, al que sustituyó Albert Riera, abocó al conjunto isleño a unos minutos finales muy tensos, ya que cualquier error en defensa era ya irreparable. Bilic, no obstante, a cinco minutos de final tuvo en sus pies la eliminatoria, pero falló de forma incomprensible cuando se encontraba solo ante Leo Franco. Mallorca y Hadjuk quedaron, entonces, abocados a la lotería de la prórroga, período que afrontaron con las fuerzas muy mermadas por la propia intensidad del partido y el fuerte calor reinante en la capital balear.

Carlos, el revulsivo mallorquinista, hizo honor a ese calificativo al servir en bandeja el segundo gol local, obra de Luque, que puso la eliminatoria en franquicia para el Mallorca, ante un Hadjuk que ya empezó a jugar a la desesperada. Los minutos finales resultaron agónicos para el Mallorca, que buscaba, sin encontrar el tanto definitivo, pero supo defender su portería de los alocados ataques croatas para consumar una clasificación histórica para la Liga de Campeones, que fue celebrada por todo lo alto.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.