Segunda División B

El filial aprende a golear y se acerca a la superficie

El conjunto de Cazorla se recrea en su actuación más seria del campeonato

Valorar:
Nunca vista
4 MALLORCA B: Cabrero (H), Tito (H), Souaidy (HH), José (HH), Campos (HH), Zazo (HH), Guzmán (HH), Rafita (HHH), Víctor (H), Johan (HHH) y Enric Pi (HHH)
Cambios: Miguel Àngel (H) por Rafita; Sebas (H) por Tito y Ernesto García (H) por Enric Pi.
1 ATLÉTICO DE MADRID B: Martín (H), Antonio Moreno (H), Rives (H), Cuerda (-), Domingo (-), Raúl Medina (HHH), Marqués (HH), Sergio Torres (H), David Rodríguez (H) Mané (H) y Rubén Cuesta (H)
Cambios: Mateos (H) por Marqués; Dani López (H) por David Rodríguez y Otero (H) por Raúl Medina.
Àrbitro: García Pulido (H). Amonestó a los locales Zazo, Guzmán, Rafita, Víctor y Johan. Expulsó con roja directa al visitante Domingo (minuto 29) y con doble amonestación a su compañero Cuerda (minuto 71).
Goles:
0-1, minuto 44, Raúl Medina.
1-1, minuto 51, José.
2-1, minuto 56, Johan.
3-1, minuto 70, Enric Pi.
4-1, minuto 72, Rafita de penalti.

Carlos Román
Algo ha cambiado en este Mallorca B. El equipo débil e inseguro de la primera vuelta de la competición ha transformado por completo su fisonomía y ahora es capaz de darle la vuelta a un partido o de atropellar al filial del Atlético de Madrid en cuarenta en sólo cuarenta y cinco minutos. También es cierto que en la función de ayer se vió favorecido por la temprana expulsión de Domingo (minuto 29), pero no hace falta irse muy lejos para recordar algunos partidos de un corte muy similar en los que el cuadro mallorquinista acabó desfalleciendo. El grupo de Toni Cazorla sigue en el agujero, pero las sensaciones son distintas y la salvación ha dejado de parecer una utopía (4-1).
El filial salió al campo dispuesto a alargar su buena onda. Volvía a medirse a un rival de un perfil muy parecido al suyo y eso le benefició a la hora de encarar el encuentro. Buscó la portería contraria con más convencimiento que su enemigo y se metió en el enfrentamiento dispuesto a resolver rapidamente.

En la metamorfosis de los mallorquines han tenido mucho que ver las incorporaciones de Johan Cavalli y Guzmán, que le han dado otro aire al equipo de mitad de campo hacia adelante. El francés y el extremeño están aportando soluciones y dejaron muy buen sabor de boca en sus primeros minutos en Palma, algo que hizo que los baleares se adueñaran del timón muy pronto.

Cuando el Atlético se quedó en inferioridad todo parecía encarrilado, pero Cabrero erró en una salida por alto y habilitó a Medina para que marcara justo antes del descanso y metiera al filial en un lío.

Después del descanso, el Mallorca B se metió en el partido gracias a un perfecto testarazo de José y a partir de ahí fue imparable. Johan se inventó el mejor gol de la mañana en un alarde de clase y provocó que los rojiblancos bajaran los brazos. Con el viento a favor y el Atlético dentro den un laberinto, Enric Pi rescató su mejor versión y Rafita redondeó la jornada certificando la defunción colchonera desde los once metros con un gol que premiaba su actuación.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.