Voleibol/Copa del Rey

La hora de la verdad

El Son Amar Palma se mide al Unicaja en la final anticipada del torneo/ Gatin se perfila como titular, mientras que el principal peligro del Almería se llama Peter Veres

Valorar:
Nunca vista

Se trata de uno de esos partidos que determinan el estatus de un equipo. Uno de esos encuentros que miden la grandeza de un club. Hoy, a las 16.30 horas, el Son Amar Palma se juega en el pabellón Ciudad Jardín de Málaga el pasaporte para la final de la Copa del Rey de voleibol con el Unicaja Almería, un choque que enfrenta a los dos mejores equipos de la liga española en la final anticipada del torneo. La filosofía del Son Amar Palma no ha cambiado en esta segunda etapa. Es un equipo diseñado para ganar torneos. Este año Vladimir Bogoevski y Marcelo Méndez cuentan con una plantilla muy compensada, considerada como la mejor del campeonato español. El grupo ha alcanzado el tramo final del campeonato en un gran momento de forma, pero los baleares se han topado con dos problemas importantes: la lesión de Luis Díaz y el emparejamiento de semifinales con el Unicaja tras un sorteo esperpéntico.

No se echó de menos en el partido de cuartos de final ante el Sant Pere i Sant Pau de Tarragona porque los catalanes son un equipo notablemente inferior, pero hoy la ausencia de Luis Díaz, una de las grandes promesas del voleibol mundial, puede condicionar el juego del Son Amar. No se esperan sorpresas en el sexteto como el pasado jueves, así que el protagonismo del pase a la final va a corresponder a Falasca, Moltó, Antiga, Gatin, Pochop, Ruette y al líbero Alexis González. El principal temor de los baleares es la irregularidad de Oleskj Gatin en la recepción. El ucraniano será el principal foco de los saques del Unicaja ya que tanto Antiga como Alexis González están mostrando una gran seguridad. En el resto de las facetas el Son Amar se siente confiado. Su saque, su bloqueo y su remate funcionan a la perfección y para el equipo de Almería sólo hay respeto, nada de temor.

El peligro del Unicaja Almería se llama Peter Veres. El receptor húngaro es el líder del equipo andaluz y la gran amenaza que puede evitar que el Son Amar alcance la final. Su ausencia hace unas semanas facilitó la victoria del grupo balear en su visita a Almería, pero Veres acostumbra a crecerse cuando juega ante Falasca y compañía. Precisamente uno de los duelos más atractivos que va a deparar el Son Amar-Unicaja será el enfrentamiento entre Miguel Àngel Falasca y Cosme Prenafeta para determinar quién es el mejor colocador español. El jugador del equipo mallorquín le ha arrebatado la titularidad en la selección nacional y ambos van a estar muy motivados para tratar de mostrar sus argumentos al seleccionador nacional. Sin duda, sus capacidades para dirigir los ataques van a determinar al ganador del partido y probablemente del torneo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.