El grupo Golden Gospel Singers puso al público en pie de baile

|

Valorar:
Visto una vez

Entre club neoyorquino e iglesia de Missouri. Ése fue el ambiente que se respiró la noche del viernes en Costa Nord con la actuación de Golden Gospel Singers, liderados por Bob Singleton. El grupo repitió en el auditorio valldemossí, donde actuó el verano pasado, aunque este año Singleton viajó con músicos y cantantes distintos a los que se escucharon en 2000. Golden Gospel Singers cuenta con tres formaciones diferentes y Singleton es el elemento aglutinador, un ser peculiar que dejó su trabajo en IBM para dedicarse a cantar gospel casi como misión evangélica.

El grupo no defraudó con una selección de temas a modo de paseo por el gospel más popular, pensada para que pudiera ser coreada desde las gradas, con temas tan conocidos como «O when The Saints». El concierto se inició con dos canciones de sonido muy africano, «Si Ya Humba» y «Tu Na Ku Penda», interpretadas por las tres vocalistas, y ya desde entonces el grupo arrancó aplausos. Luego salió Singleton y comenzó la auténtica fiesta. El público estuvo en pie buena parte del concierto porque Singleton y los suyos prácticamente le obligaron con su música.

Hubo muchos ¡aleluyas! ¡Jesús! y hasta clase de aeróbic. Todos bailaron, jóvenes y mayores. Incluso los príncipes de Kent, "más la princesa Cristine", en primera fila, acompañados por Ricardo Cisneros y Cristina Macaya. Detrás, los pintores Menéndez Rojas y Maria Carbonero, junto a Patricia Estrada, se desfogaron con ganas. También estuvieron allí el escritor Pere Morey y el escenógrafo Rafael Lladó. Singleton, gran showman, unas veces recordó a un pastor y otras a un vendedor de Biblias, papeles que han poblado el cine de Hollywood. Cantó, habló, bailó, encandiló a todos y se despidió chapurreando catalán.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.