El huracán Alejandro Sanz, en Palma

Unas 25 mil personas llenaron anoche el estadio Lluís Sitjar

Valorar:
Nunca vista
preload
El cantante deleitó a todos con sus éxitos en una noche 'mágica' para los miles de fans. Foto: JAUME MOREY.

El cantante deleitó a todos con sus éxitos en una noche 'mágica' para los miles de fans. Foto: JAUME MOREY.

JAIME MOREDA
Es el rey de la música pop en España. Ni «estopas» ni «orejas» son capaces de atraer tal cantidad y variedad de gente. Habían pasado tres años desde la anterior visita de Alejandro Sanz a Palma y se notaba que la gente tenía ganas de verle. A mediodía de ayer, cuando decenas de jóvenes se encontraban en las inmediaciones del Lluís Sitjar, se habían vendido 23.000 entradas, según fuentes de la organización. Quedaban 1.000 en taquilla, que se esperaban vender a lo largo de la tarde. Y se repartieron unas 2.000 invitaciones. El príncipe Felipe también se apuntó al concierto como un admirador más.

El estadio registró un espectacular lleno con 25.000 personas que disfrutaron de un concierto perfecto de sonido, luz e imagen. Por poner un pero, se podría decir que Alejandro Sanz no necesitaba un escenario tan mastodóntico, (23 metros de alto, 36 de ancho y una altura máxima de 22), más propio para bandas tipo U2 o Rolling Stones que para un solista.

Faltaban unos minutos para las once de la noche cuando los primeros compases de «Tiene que ser pecado», incluido en su último álbum «El alma al aire» (del que ha vendido más de 2'3 millones de copias) sonaban al mismo tiempo que aparecía el protagonista de la noche, vestido con un pantalón rojo, una camiseta negra y una americana también negra, bajando por una impresionante escalera. Comenzaba el delirio. Gritos de «Alejandro, Alejandro», «guapo», «tío bueno» y muchos recuerdos a su reciente paternidad, se entremezclaban con la canción. A partir de ahí, y durante dos horas largas, el aspirante a cinco premios «Grammy» fue desgranando su repertorio forjado tras otros tantos álbumes. «Cuando nadie me ve», «Mi soledad y yo», «El alma al aire», «Amiga mía», «Y si fuera ella», o «Quisiera ser» fueron coreadas casi hasta la extenuación.

Bien es verdad que por la complejidad de algunas de las letras de su último trabajo, «El alma al aire» no ha llegado a ser tan popular como su anterior disco, «Más», en el que prácticamente todos sus temas se convirtieron en «singles». Y el propio artista es consciente de ello y por eso en el concierto alternó unas y otras composiciones sin olvidar éxitos más lejanos en el tiempo como «Viviendo deprisa» o «Se le fue la luz». Se produjeron algunos altibajos en la participación de la gente (dentro de un tono medio muy alto), por otra parte necesarios porque no puede ser bueno para el cuerpo estar 120 minutos en éxtasis.

Tal como ocurriera en su anterior gira, el punto y final no podía ser otro que su celebérrimo «Corazón partío», precedido de unas sentidas y profundas bulerías dedicadas a su hija Manuela. «Corazón partío» ha pasado a convertirse en más que una canción. Es un himno que le ha dado fama mundial y dinero (se dice que vendió los derechos de autor por unos 1.500 millones de pesetas). Un broche de oro perfecto para el concierto más esperado del año en Mallorca. Ahora, se tomará un descanso hasta mitades del próximo mes cuando actúe en Canarias. Y después, a componer nuevos temas y ver si es capaz, difícil lo tiene, de sacar otro «pelotazo» y cambiar su «Corazón partío» para el final de sus actuaciones.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.