Una exposición recreará la amistad entre Espriu y Rosselló-Pòrcel

La muestra se centrará en los años treinta, cuando ambos se conocieron

|

Valorar:
Nunca vista

La relación de amistad que unía a los escritores Bartomeu Rosselló-Pòrcel y Salvador Espriu será objeto de una exposición que, con el soporte de la Conselleria de Cultura del Govern Balear, se podrá ver pasado el verano en el Espai Ramon Llull de Palma. Rosselló-Pòrcel, poeta mallorquín, y Salvador Espriu, narrador y dramaturgo catalán, fueron amigos, según Xavier Abraham, comisario de la muestra, «desde que se conocieron hasta la muerte de Rosselló-Pòrcel, tras la cual Espriu se convirtió en su valedor».

De esta manera, la exposición se centrará en la década de los treinta, cuando los dos literatos iniciaron su relación después de conocerse en la Universitat de Barcelona. También repasará la infancia y la juventud de ambos. Xavier Abraham pone de manifiesto que «Rosselló-Pòrcel y Espriu eran dos personas muy inteligentes que se admiraban mutuamente.

Los dos tenían muy claro cuál era su papel y no interferían en la vida del otro. Uno era el poeta y el otro el narrador y, a pesar de su amistad y del hecho que se leían el uno al otro y se criticaban y aconsejaban, ninguno de los dos manifiesta en su obra influencias del otro». En lo que se refiere a las características que unían a los dos escritores, Abraham hace referencia a «intereses comunes que se ponen de manifiesto en su obra, como la historia y el hecho que los dos sentían verdadera pasión por la literatura». Abraham cree que una de las bases de esta amistad fue que «los dos se lo pasaban muy bien en común».

La exposición está estructurada en torno a paneles en los que se muestran gran cantidad de documentos y algunas imágenes que ponen de manifiesto los vínculos que existían entre estas dos personas. Toda esta documentación, fruto de una importante búsqueda, implica, según Abraham, «situar los personajes en el momento histórico y explicar al público qué es exactamente lo que tiene delante». La exposición tiene «un cierto espíritu didáctico», explicó Abraham.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.