Click

«Durante una semana tuve un rollito con Ava Gardner»

Valorar:
Nunca vista
Johnny Valentino reapareció el pasado viernes en la terraza de la casa de Joan García Orell. Sigue poseyendo una magnífica planta y una extraordinaria voz, tanto que canta sin necesidad de micrófonos, y lo hace con el Nostalgia Group, compuesto por Vicente Pepe Riutort y él. Y si gustó como lo hizo, y como lo dijo, a los allí presentes, Gabriel Escarrer quedó tan entusiasmado que le contrató para una fiesta que dará pronto. Johnny comenzó cantando en terrazas y restaurantes para los turistas que iban llegado a una Mallorca recién descubierta. Un buen día un promotor alemán le escuchó, le gustó y se lo llevó a Alemania, donde no paró de trabajar «grabando también algunos discos con canciones buenas», recuerda.

De regreso de Alemania se enroló en el «Cabo San Roque» como showman recorriendo todo el Mediterráneo. «De ahí me fui a Madrid, donde estuve trabajando en las mejores salas de entonces, y me vine a Mallorca, monté un restaurante en Palmanova, La Cartuja, luego, en Santa Ponça, abrí el Johnny Valentino Pub, y por último inauguré un restaurante, El Galeón. De eso han pasado muchos años, pero nunca he dejado de cantar. Aparte de haber ganado el festival de El Miño del 68, también ha intervenido en algunas películas, con Catherine Hepburn, Irene Papas, etc., así como en numerosos programas musicales de la televisión española en blanco y negro.

"Recuerdo que en el mercado de Santa Catalina tenías una tienda de ropa de señoras...
"La cerré. Ahora tengo una boutique de ropa de señora. Y la tengo a pesar de que sigo cantando.

"Tú has tenido que ligar mucho, ¿no?
"¡Hombre...! Como casi todos que estamos en este mundillo.

"Pero en aquellos años, épocas de los picadores, más, supongo.
"No viví la época de los picadores, pues estaba en Alemania, aunque yo ya piqué antes.

"Sé, por ejemplo, que entre tus conquistas hay una para ponerla en una vitrina: Ava Gardner.
"Estuve con ella una semana. Fue en Madrid. La conocí a través de una señora que era íntima amiga suya. Me la presentó en un club en el que aquella noche tocaba Tete Montoliú, le caí bien y tuvimos un rollito durante una semana.

"Si pudieras dar marcha atrás, ¿harías algo que no hiciste?
"Sí. No diría no, como entonces, a una oportunidad que me salió para hacer cine en Estados Unidos. Todo porque murió mi madre y no quise separarme de mi padre. Y eso que mi madre, en el lecho de muerte, me animó a irme.

Pedro Prieto

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.