Interés Real por la Naturaleza

La reina Sofía participó con sus hijos Felipe y Cristina en la suelta de tortugas marinas en Cabrera

Valorar:
Nunca vista
preload
La Familia Real y el respeto al entorno.

La Familia Real y el respeto al entorno.

Como viene siendo habitual, la Fundación Marineland, en colaboración con el Parque Nacional de Cabrera, llevó a cabo una vez más una suelta de tortugas marinas en las aguas de Cabrera. Aprovechando su visita a la isla de Cabrera, la Familia Real participó junto con el personal del Parque Nacional de Cabrera y de la Fundación Marineland de esta emotiva suelta. La Reina, el príncipe Felipe y la infanta Cristina manifestaron un gran interés por todos los detalles que conlleva la rehabilitación y conservación de estas tortugas.

La reina Sofía, acompañada además por su cuñada Ana María de Grecia y la hija de ésta, Teodora, llegaron a Cabrera con el yate Fortuna y pasaron allí todo el día. Este es el segundo año en el que la Familia Real participa en los actos de rehabilitación y suelta de tortugas en la isla de Cabrera. Como es bien sabido, la Reina siempre ha mostrado un inusitado interés por la ecología y la protección de la fauna. En este caso, aprovechando su estancia en Mallorca, ha demostrado, junto con el Príncipe y la infanta Cristina, su talante ecológico en el Parque Nacional de Cabrera. La preocupación por el medio ambiente ha sido siempre una tónica habitual entre los miembros de la Familia Real.

Todas las tortugas puestas en libertad habían sido rescatadas en el mar balear. Su recuperación, en numerosas ocasiones, es posible gracias a la colaboración ciudadana, que es quien habitualmente da la voz de alarma o incluso traslada a las tortugas heridas encontradas hasta Marineland. Las causas de las heridas suelen ser la contaminación y la ingestión de plásticos, confundidos a menudo con medusas, su alimento preferido.

Otra de las causas de los daños físicos que sufren las tortugas es el apresamiento en los anzuelos de los palangres, que les causan heridas en el esófago, aunque es posible curarlas y devolverlas al mar si son entregadas a los especialistas. Tanto el Ministerio de Medio Ambiente como el Govern balear, dan gran importancia a la conservación y rehabilitación de esta especie tan popular en nuestros mares y que se encuentra en grave peligro de extinción.

Gemma Marchena

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.