Medi Ambient detecta un total de 456 puntos «potencialmente» contaminados

El departamento autonómico localiza un total de 80 vertederos entre los autorizados y los ilegales

|

Valorar:
Nunca vista

La Conselleria de Medi Ambient, a través de la Direcció general de Residuos i Energía, ha detectado en las Islas un total de 456 puntos potencialmente contaminantes de los que 80 son vertederos, controlados o ilegales, según comentó a este diario el director general del sector, Nicolau Barceló. En el total de puntos potencialmente contaminantes los técnicos de la conselleria han incluido, entre otras, algunas estaciones de servicio que han tenido problemas con sus residuos, zonas industriales, chatarrerías y depuradoras con problemas de residuos y olores.

Con objeto de conocer la situación real de los suelos de las Islas la Direcció General de Residuos ha escogido 40 de estos puntos, los más representativos, para realizar una «caracterización». De esta forma, y tras analizarlos con máquinas de sondeo y extracciones, comprobarán si realmente su suelo está contaminado y es necesario actuar. El problema, asegura Nicolau, es que la declaración de un suelo como «contaminado» es muy difícil ya que ni en el Estado ni en las Islas existen niveles de referencia ni baremos comparativos. «Es por eso que estos temas en los tribunales siempre se pierden», señala.

En este sentido, el director general de Residuos asegura que la normativa estatal será modificada próximamente para establecer un baremo y, así, poder actuar contra las personas que contaminen el suelo. La conselleria por su parte ya tiene previsto destinar algo más de 30 millones de pesetas para poner en marcha 80 proyectos de rehabilitación y de restauración de canteras en la zona de s'Arenal y de la Playa de Palma. Algunos de estos proyectos serán acogidos por la propia conselleria mientras que otros serán asumidos por los propietarios de los terrenos.

De esta forma, dice Barceló, se corregirá el estado de todos los puntos negros de esa zona de Mallorca con el objetivo de que los proyectos estén redactados antes de medio año y los trabajos de rehabilitación concluidos antes de un año. «La ventaja que tenemos en Balears es que no hay muchos vertidos industriales y ninguno de petroquímicas, que son los peligrosos. En las Islas los problemas viene más por la acumulación de escombros y vertidos de construcción», señaló.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.