La larga espera

Una delegación de Balears, integrada por políticos, miembros del Fons Mallorquí, del Menorquí i Pitiús y padres adoptivos, visita los campos de refugiados saharauis

Valorar:
Nunca vista
preload

Una delegación de Balears, integrada por 100 personas, mayoritariamente políticos, miembros del Fons Mallorquí y del Menorquí i Pitiús y padres adoptivos, visitó la semana pasada los campos de refugiados saharauis situados en el desierto argelino para conocer la situación actual de este pueblo, que lleva 30 años pidiendo la autodeterminación. Andreu Crespí, del PSOE; Pere Sampol, del PSM; Miquel Rosselló, de Esquerra Unida; Joan Lladó, de ERC; la directora general de Cooperació del Govern, Magdalena Contestí; el regidor de Cultura Rogelio Araújo; el regidor de Transports, Àlvaro Gijón, y el portavoz del PSM en el Ajuntament de Palma, Pere Muñoz, fueron algunos de los representantes políticos que viajaron hasta Tindouf.

Coincidiendo con la celebración del 29 aniversario de la creación de la República Àrabe Saharaui Democrática (RASD), la delegación visitó algunos de los proyectos financiados por el Govern balear y por los distintos Fons. Fue el caso de la escuela general de la administración pública, los proyectos de cooperación en la wilaya de El Alaiún y el centro de formación informática para la mujer saharaui en la Escuela 27 de febrero. Además, durante la semana se llevaron a cabo diferentes reuniones con altos cargos de la RASD, donde se puso de manifiesto el malestar de este pueblo por la actitud ambigua del Gobierno español en esta reivindicación. En los campos de refugiados viven actualmente unos 150.000 saharauis, que llevan en el exilio desde 1973 y cuyo único objetivo es conseguir la autodeterminación como pueblo y recuperar los territorios ocupados por Marruecos que fueron cedidos por España en 1975. Nuestro país tiene desde entonces una deuda histórica con este pueblo, que destaca por su sencillez, su generosidad y por su condición de país en perpetua lucha por la libertad. Durante estos últimos meses, y ante la espera de la resolución de la ONU sobre el referéndum, la tensión se ha ido acrecentando al máximo y la paciencia se está agotando. En la zona reina un preocupante clima pre-bélico que continúa avanzando a medida que el tiempo pasa y no hay ninguna resolución favorable al respecto. Así, Oualad Moussa, delegado saharaui para las Islas Baleares, aseguró que «2005 será un año decisivo».

Por su parte, el presidente de la RASD y secretario general del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, señaló que el Gobierno marroquí «ha protagonizado un retroceso en la situación y ha negado el principio de autodeterminación al pueblo saharaui en contra de la legalidad internacional».

Samantha Coquillat

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.