La información de Cort se encuentra a salvo en caso de desastre extremo

El Consistorio ha transferido sus datos más importantes a dos centros de máxima seguridad

|

Valorar:
Nunca vista

Tras la reciente catástrofe del edificio Windsor de Madrid, son muchas las empresas y organizaciones que están revisando la seguridad de los datos que poseen. En este sentido, el teniente de alcalde de Hisenda i Funció Pública del Ajuntament de Palma, el popular Pedro Àlvarez, dio a conocer ayer que Cort «es una de las instituciones pioneras en garantizar la seguridad de toda la información que posee». Desde hace meses, gran parte de la información del Consistorio «ha sido ya transferida y duplicada en dos centros de proceso de datos de altas prestaciones y seguridad», ubicados ambos fuera de Mallorca.

Hasta hace poco, el Ajuntament de Palma guardaba copias de la información contenida en sus ordenadores en armarios ignífugos. La intención actual del departamento que dirige Àlvarez es proteger toda la información contenida en los ordenadores municipales en caso de ocurrir un desastre extremo, como por ejemplo un incendio, una explosión o un terremoto. A modo de ejemplo, ya se han transferido físicamente a los dos edificios citados, que están separados por 1,5 kilómetros y que funcionan de forma ininterrumpida los 365 días del año, las aplicaciones de contabilidad y nóminas, las aplicaciones de gestión de los pabellones deportivos o el correo electrónico del Ajuntament de Palma. «Hoy por hoy, en caso de incendio los datos del Consistorio se podrían recuperar rápidamente, sin que el ciudadano se viese afectado por ello», destacó Àlvarez.

La recuperación de la información a través de cintas magnéticas está garantizada, por lo que en caso de un desastre extremo el Ajuntament estaría en condiciones de recuperar la totalidad de los datos entregados en un tiempo máximo de entre 24 y 36 horas. «De esta forma, se conseguiría que las gestiones que los ciudadanos realizan con el Consistorio no se viesen paralizadas en caso de que hubiera alguna catástrofe», prosiguió Àlvarez. Los centros de proceso de datos en los que ha puesto su confianza el Ajuntament de Palma «están dotados de altas medidas de seguridad», entre ellas, un sistema de detección de presencia e intrusión, vigilancia jurada permanente y un sistema de control medioambiental y de detección y extinción de incendios. De ocurrir un incendio en alguno de los dos centros, se expandería un gas llamado FE13, «de forma que toda la información del Consistorio quedase a salvo», añadió.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.