La «Cantata de Randa», un homenaje a Ramon Llull, se estrenará en Manacor

| Manacor |

Valorar:
Visto 190 veces

El músico Salvador Brotons dirigirá el próximo día 21 en Manacor el estreno de la «Cantata de Randa», una obra sinfónico-coral para dos narradores, soprano, barítono, coro mixto y orquesta, compuesta por él mismo, en homenaje a Ramon Llull, con motivo de los 700 años de su muerte.

Con libreto de Neus Dalmau, se trata de una obra que quiere abarcar toda la extensa obra de Llull, aunque tampoco deja de lado a otros poetas como Joan Alcover.

El Orfeó Català, la Orquesta Sinfónica de las Islas Baleares y los solistas Marta Mathéu y Josep-Ramon Olivé serán los encargados de estrenar la pieza tanto en Manacor, como el día 28 de enero en el Palau de la Música Catalana, con la actriz Sílvia Bel de narradora.

Durante la audición, se estrenará, asimismo, «Reflecting Hamlet», de David León, y se interpretará «La tempestad» de Chaikovski, así como la apertura de «Romeo y Julieta», del mismo compositor.
Brotons ha indicado hoy en rueda de prensa que ha querido una obra que tuviera «un aire medieval, que fuera distinta a las que había escrito anteriormente».

Otro de los objetivos a la hora de afrontar este proyecto, junto con Neus Dalmau, era que el público se situara «en el tiempo de Llull, por sus numerosos viajes por el Mediterráneo y Europa».

Dalmau, por su parte, ha apuntado que es una obra «creada de manera orgánica, muy viva, que ha ido surgiendo fruto de lecturas, de conversaciones con especialistas y de un fervoroso diálogo entre el compositor y la libretista».
En este punto, Brotons ha señalado que la tarea «no ha sido nada fácil, tanto por la confección del libreto como por todo el trabajo de investigación de melodías de la época, sefarditas, cristianas, de trovadores o canto gregoriano».
La pieza final se terminó a finales de diciembre de 2015 y el resultado es una composición de 42 minutos de duración, dividida en nueve partes, en las que tanto se alude al joven Llull cortesano como en la parte quinta, el verdadero corazón de la cantata, se narra como el sabio se retira a la montaña de Randa a meditar y escribir.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.