Más de 400 agentes velan por la seguridad de la Familia Real en Mallorca

El dispositivo es más discreto que en otras ocasiones, aunque el elevado número de efectivos garantiza por completo la operación

|

Valorar:
Nunca vista
preload

Mallorca, con la llegada de la Familia Real, vuelve a ser un 'fortín' inexpugnable, aunque con la diferencia de que este año la seguridad es más discreta que en ocasiones precedentes. «Que este año se vean menos policías en las calles y exista la sensación de que hay menos controles no significa que se haya relajado el dispositivo de cada verano; muy al contrario, se ha reforzado para garantizar la seguridad casi absoluta en cada desplazamiento de los miembros de la realeza», comentó ayer un experto en materia de seguridad que prefirió mantenerse en el anonimato.

Lo cierto, con todo, es que el engranaje se va perfeccionando cada año y la seguridad de los Reyes en la Isla no se decide durante las semanas que residen en Mallorca, sino mucho antes, cuando los especialistas del Cuerpo Nacional y de la Guardia Civil 'peinan' amplias zonas de Palma en busca de pisos o coches sospechosos. El fracaso policial del año 95, cuando un comando de ETA se instaló con total impunidad en una casa de Porto Pí, a pocos metros del lugar de amarre del yate «Fortuna», hizo reconsiderar a los agentes su política y, sobre todo, extremar la vigilancia.

Desde entonces, Mallorca cada verano se convierte en una fortaleza, aunque sólo por algunas semanas. Más de 410 funcionarios -entre efectivos de la Guardia Civil, la Benemérita y el Cuerpo Nacional de Policía- responden este año de la integridad de la Familia Real. Muchos de ellos pertenecen a grupos especiales: Grupo Cinológico (los perros adiestrados), Unidad del Subsuelo (que registra túneles y alcantarillas en busca de explosivos), TEDAX (Técnicos Especialistas en Desactivación de Explosivos) y detrás de todos ellos está el Grupo de Información, que todo el año recopila informes y hace averiguaciones en Palma y en la Part Forana.

El palacio de Marivent corre a cargo, casi exclusivamente, de la Guardia Real y la vigilancia móvil se aplica en tres fases: el primer «círculo» lo conforman sobre todo guardias civiles y algunos policías especialistas en protección de autoridades. El segundo cordón no está físicamente tan encima de sus Majestades y también es mixto, mientras que el tercero y último está compuesto por agentes uniformados.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.