Reacciones del fuego en Son Font

El president del Govern y la consellera de Medi Ambient visitaron la urbanización afectada

|

Valorar:
Nunca vista

Margalida Rosselló, la consellera de Medi Ambient del Govern, consideró ayer que era un «milagro» que el incendio de Son Font no hubiera provocado más daños en los chalets y fincas de la zona, a tenor de la intensidad que llegaron a cobrar las llamas y de lo cerca que pasaron de las viviendas habitadas.

Rosselló compareció por la tarde ante los medios de comunicación, acompañada del president del Govern, Francesc Antich, y de la alcaldesa de Calvià, Margarita Nájera, además del director general de Interior, Antoni Torres. Los responsables políticos lamentaron este nuevo siniestro en la montaña de la Isla y apuntaron que el fuego, en sus inicios, se dividió en dos focos, lo que dificultó su extinción.

Los vecinos, a media tarde, pudieron regresar de forma paulatina a sus casas, acompañadas en algunos casos de los bomberos, que revisaron las instalaciones. «El fuego se ha acercado mucho y la verdad es que hemos pasado muchísimo miedo», reconoció una vecina de mediana edad que descansaba a la sombra de una pared mientras el incendio daba sus últimos coletazos. «Deberían hacer más cortafuegos y limpiar más los bosques, para evitar estos desastres», opinó otro residente, que también admitió que había pasado «uno de los peores días de mi vida». Al final, el incendio afectó a los jardines y cobertizos de tres chalets y pasó muy cerca de muchos otros, ante la inquieta mirada de sus propietarios.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.