La mafia de narcotraficantes de Son Banya controla las peleas de gallos en la Isla

Cada sábado se celebran competiciones en un chalet ubicado en s'Hostalot, propiedad de un residente en el poblado

|

Valorar:
Nunca vista
preload
Jaulas vacías en una de las fincas donde se criaban gallos de pelea y que han sido asaltadas por el clan de Son Banya.

Jaulas vacías en una de las fincas donde se criaban gallos de pelea y que han sido asaltadas por el clan de Son Banya.

Una mafia compuesta por personas de etnia gitana residentes en el poblado de Son Banya, con la ayuda de dos payeses, sigue controlando las peleas de gallos en Mallorca. Un control que va desde la organización de las peleas - que son ilegales - hasta robos en masa de gallos en fincas situadas en distintas localidades de la Isla. Los responsables de este grupo son «El Moreno», «El Joselete» y «El Vice», éstos tres residentes en el poblado, y los dos payeses que residen en una localidad del interior de la Isla.

«El Moreno» es la misma persona a la que por orden judicial, y tras una investigación del Grupo contra el Blanqueo de Capitales, del CNP, se le intervino una cuadra de caballos que tenía en Son Pardo y chalets de lujo, algunos en el término municipal de Llucmajor, al existir sospechas de que los ha obtenido con ganancias de la venta de drogas. Este caso está pendiente de juicio. «El Joselete» es hermano del primero, fue pastor de una iglesia, tuvo 'problemas' con la policía y figura como responsable o propietario de un chalet ubicado en s'Hostalot, que es donde se suelen celebrar las peleas de gallos, y donde la Guardia Civil intervino el año pasado.

«El Vice» es hermano de los dos citados, y se le considera el responsable de dirigir a un grupo que se dedica a robar gallos de pelea en distintas fincas de la Isla. Estos gallos son trasladados después al poblado de Son Banya, donde se guardan en habitáculos cerrados. Las peleas de gallos suelen celebrarse entre los meses de enero hasta finales de julio, y después se para la actividad. Desde finales de 2004 se han denunciado por lo menos cinco robos masivos de gallos en fincas de Muro, sa Pobla (2), Llubí y Sant Jordi. En Muro se robaron 25 gallos, en Llubí 15, más de 30 en Sant Jordi y una veintena en los dos robos cometidos en fincas de sa Pobla. Después, los afectados han acudido en ocasiones a Son Banya para intentar recuperar los animales.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.