Ciclismo

Cuenta atrás

El grueso de los equipos aterriza en la Isla a pocas horas para el inicio oficial de la temporada en Europa/La ascensión al Mirador d'es Colomer ofrece nuevas expectativas a la ronda balear

| |

Valorar:
Nunca vista

A pocas horas para que el pelotón eche a rodar de manera oficial en el viejo continente, Mallorca comienza a sentir el ambiente ciclista que invade la Isla en la primera semana de cada mes de febrero. La XIV Challenge Illes Balears-Volta a Mallorca estará cargada de alicientes y de nombres propios. Alejandro Valverde, Óscar Freire, Erik Zabel, Paolo Bettini, y por encima de todos, Toni Colom -último vencedor de la ronda mallorquina- van a ganar protagonismo a medida que pasen los kilómetros. La baja más significativa, y además de última hora, es la del granadino del Comunidad Valenciana Paco Cabello. Sus tres victorias le convierten en un clásico y su ausencia se notará, pues es uno de los grandes animadores del primer tramo de la temporada.

Será entre mañana y el día 10 cuando el mundo del pedal se erija en protagonista de la actualidad deportiva del archipiélago. El Illes Balears juega en casa, y cuenta con sólidos argumentos para repetir triunfo en el podio de Palmanova. Colom, Reynés, Tauler, e incluso un Alejandro Valverde que luchará por los triunfos parciales, son las apuestas de Eusebio Unzúe para el que será el primer pulso de la temporada.

Los velocistas serán los primeros que salgan a escena. La primera etapa, el habitual circuito en el Passeig Marítim de Palma, ofrecerá una llegada masiva, en la que Allan Davis no estará, pero sí algunos de los que fueron sus más serios rivales hace poco más de un año. Es el caso de los Zabel, Freire, Bettini o incluso Isaac Gálvez, doble vencedor en Ciutat en su periplo como corredor del Kelme.

Los primeros en instalarse en el escenario de la Challenge fueron, como no, los corredores del Illes Balears, que desde el pasado día 24 están concentrados en la Isla, y que el jueves vivieron la puesta de largo del Team Illes Balears 2005, un acto cuya conducción de hizo pesada, pero que sirvió para ofrecer el discurso más ambicioso del equipo apadrinado por el Govern, patrocinador principal del proyecto capitaneado por José Miguel Echávarri, aunque las puertas a un nuevo espónsor que tome el relevo de Banesto siguen abiertas.

Port de Alcúdia, Pollença, Sóller y Calvià serán los epicentros de las restantes etapas de la Challenge. En este último municipio se encuentran instalados los diferentes equipos, cuya llegada se produce de manera escalonada y con cuentagotas.

Protagonistas
Pese a que será hoy cuando se incorporen el grueso de los equipos, ilustres del calado del Rabobank han aprovechado la bonanza climatológica para entrenar por nuestras carreteras. Euskaltel-Euskadi lleva dos días por Mallorca, aunque Aitor González, Haimar Zubeldia e Ibán Mayo reservan energías para el punto clave de la temporada, que pasa en buena medida por el Tour. La selección española de pista, a la que ayer se incorporó Joan Llaneras, también ha querido tomar contacto con el terreno anticipándose al resto.

Los nuevos equipos continentales y algunos de rango ProTour, como Saunier Duval, Orbea, Spiuk, Kaiku o Andalucía-Paul Versan apenas tendrán veinticuatro horas, pero llegan con la maquinaria rodada tras su pretemporada, que tocará a su fin con la salida en el Passeig Marítim, pese a que el formato Challenge ofrece la opción de combinar entrenamiento y competición al mismo tiempo.

El T-Mobile ya sabe lo que es trabajar en Mallorca y sus trazados no merecen presentación para Mario Kummer y sus hombres. Paolo Bettini, oro olímpico en Atenas y ganador de la Copa del Mundo, será de los últimos en aterrizar al frente del Quickstep más español de los últimos años, con el cartel de Pecharromán. Garrido y Mercado.

Todos están dispuestos a afrontar a su manera los 709 kilómetros divididos en cinco etapas que conformarán el plan de trabajo de la Challenge, que en esta entrega ofrecerá el aliciente tras casi tres lustros de vida de ofrecer a aficionados y corredores un final de etapa en alto. Será en la tercera jornada, con las rampas del Mirador d'es Colomer, en el Port de Pollença como jueces de la etapa y en buena medida de la clasificación general de la Challenge más montañosa de todos los tiempos. A esta nueva cota se unen las habituales, con la Serra como epicentro.

En total, quince equipos y más de doscientos ciclistas darán vida a una nueva edición de una prueba que supondrá a la vez el estreno del UCI ProTour a nivel europeo, con la intriducción de las nuevas reglas como aliciente y test para profesionales y árbitros de la carrera.

Los nombres de Freire, Zabel, Bettini y Valverde se unen a una larga nómina de ilustres que han permitido a la Challenge contar con los mejores corredores de la última década. Lance Armstrong, Jan Ullrich, Miguel Induráin, Gianni Bugno... Todos ellos han ayudado a que llegue la decimocuarta edición de la Challenge, el primer gran desafío y la pista de pruebas para el UCI ProTour, que marcará el inicio de una nueva era en el panorama ciclista internacional.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.