Jaume Santandreu: «Contra la hipocresía sólo se puede luchar con la maldad»

El escritor presentó ayer en la Fira del Llibre el volumen «Contes malignes»

|

Valorar:
Nunca vista

El escritor y sacerdote Jaume Santandreu presentó ayer en el marco de la Fira del Llibre una recopilación de relatos que, bajo el título «Contes malignes», tiene como denominador común la hipocresía y la maldad. De hecho, Santandreu lo tiene muy claro: «De pequeños nos decían que contra la pereza había el trabajo o contra el odio el amor, contra la hipocresía sólo se puede luchar con maldad». El libro fue presentado ayer por el también escritor Miquel Segura. El próximo jueves el volumen se presentará en el Centre de Cultura Sa Nostra. El escritor Antoni Serra y el catedrático Francesc Bujosa serán los encargados de hablar de la obra.

Durante la presentación de ayer, Miquel Segura habló de que este libro había sido fruto de una «venganza». Santandreu consideró desmesurado el término: «Es fruto de una emprenyada. En 'Encís de minyonia' explicaba en los últimos capítulos los hechos que provocaron los profesores del Seminario que me tormentaron a mi y a toda una generación. Yo envié el libro al obispo Teodor Úbeda, ya que pensé que tenía la obligación de conocer aquellos sucesos, pues por mucho menos hoy en día la gente es condenada a muchos años de cárcel. Yo esperaba que el señor Úbeda nos contestara. No sólo no lo hizo, sino que se dedicó a desprestigiarme. Fue entonces cuando escribí estos cuentos. No quería publicarlos, pero cuando Úbeda escribió aquella carta contra mí, me decidí a publicarlos».

Santandreu nunca había escrito relatos, «son una tentación que siempre había querido evitar, porque son como un soneto, que o se hacen bien o no se hacen». En su opinión, los cuatro relatos que conforman el libro, escritos siempre en primera persona, hablan de «sexo, amor y muerte, los temas de siempre». También reconoce que la anécdota que provoca la historia nace de la vida y también la malignidad, «que está en ella. Es una malignidad muy mallorquina, que molesta a un valenciano como Teodor Úbeda».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.