«El 'land art' del Parc de Mondragó no destruirá en absoluto el paisaje»

El artista japonés Tadashi Kawamata participará en el parque escultórico de Santanyí

|

Valorar:
Nunca vista

El artista japonés Tadashi Kawamata ha estado en el Parc de Mondragó para evaluar el proyecto de creación del «land art», presupuestado en 500 millones de pesetas y en el que participará. La aprobación por parte de la Junta Rectora del Parc de Mondragó ha impulsado el proyecto, ideado por la Conselleria de Turisme del Govern balear, pese a las críticas del GOB, que no ve con buenos ojos su realización.

Los comisarios de la iniciativa, Biel Amer y Pablo Rico, han invitado a participar en el proyecto a una serie de artistas internacionales, nacionales y locales, entre los que están: Rebecca Horn, Richard Long, David Nash, Mario Merz, Richard Serra, Perejaume, Antoni Abat, Julián Valle, Ferran Aguiló, Miquel Barceló o Antoni Socies. Kawamata se encargará de la realización y planificación del proyecto. Hablamos con él.

"¿Como valora el paisaje de Parc de Mondragó, artísticamente hablando?
"Es un lugar muy bonito e interesante, que ya conocía por otras visitas anteriores. Lo más fascinante es que se podrá trabajar en un entorno con agua, con playa, algo que siempre ha sido de mi preferencia.

"¿Conoce las críticas que los grupos ecologistas han realizado al proyecto?
"Si, pero tengo que decir que lo que vamos a hacer no destruye el paisaje en absoluto. No se trata de trasladar un número de esculturas realizadas en un estudio y plantarlas en la naturaleza. No es eso. Las intervenciones que pretendemos tienen mucho que ver con el espacio circundante, la pieza se integra en el paisaje, se funde con éste. El artista realza el valor del espacio, no interfiriendo, sino enriqueciéndolo.

"¿Qué materiales se van a usar para la realización de sus obras?
"Materiales de la zona, que sean del mismo entorno. No vamos a llevar materiales característicos de fuera, trabajaremos con lo que hay en Mondragó. También queremos que la gente que vive cerca se implique en el proyecto. Es un trabajo especialmente participativo, en el que pueden intervenir centenares de personas. Con ese nivel mayor de implicaciones conseguimos, por una parte, un amplio consenso y, por otra, que la gente aprecie las obras y las cuide, garantizando su conservación.

"¿Va a tener en cuenta las opiniones de todas esta gente?
"Cuando realizo un proyecto tengo en cuenta las opiniones y sugerencias de la gente. Es muy importante que haya un diálogo. A veces hay diferencias, de tipo cultural, entre los implicados, pero por lo general todo funciona bien.

"En sus obras, como «Work in Progress in Zug», da mucha importancia a la funcionalidad, integrando entornos y fomentando la comunicación entre ellos. ¿Aplicará la misma filosofía en Mondragó?
"Sí, voy a ser funcional. Pero en el sentido que complazca a la persona que pasee en el entorno, que se sienta a gusto y cómodo en él.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.