José Manuel Ibancos prepara un homenaje a las figuras de la danza española

«En Mallorca es imposible hacer una compañía de danza española porque no hay un buen nivel»

Valorar:
Nunca vista
LAURA MOYÀ
Su primera maestra le dijo que tenía dotes como bailarín y que continuara bailando porque, en un año, sería otra persona. Así fue. José Manuel Ibancos empezó su carrera de hotel en hotel, mostrando lo que había aprendido a los turistas en un grupo de danza española llamado Ballet Aranjuez. Descubrió que esto no le bastaba, que necesitaba más, pero que, si quería avanzar, tenía que salir de la Isla. Así lo hizo. Seis años después, se prepara para ir con la compañía de Paco Romero a Grecia, México y Colombia con un espectáculo homenaje a las grandes figuras de la danza española, como Carmen Amaya y Antonio el Bailador.

En Madrid estudió junto a profesionales como Aída Gómez o Antonio Márquez. «Tuve que marcharme de Mallorca porque la única aspiración a la que puedes llegar aquí es bailar en hoteles», explica. En la capital del Estado se sacó la carrera de Danza Española en el Conservatorio Superior. «En Mallorca no existe esta modalidad», afirma. En la Isla puede encontrarse «mucha afición», pero sería «imposible hacer una compañía porque no hay ni bailarines preparados ni un buen nivel de danza española».

Desde la generación de Gades y Antonio, no habían salido intérpretes famosos que rompieran con lo establecido. «No había evolución, estaba como congelado». Canales y Joaquín Cortés introdujeron ese cambio esperado y pusieron el flamenco «de moda alrededor del mundo». Estos bailarines «han abierto muchas puertas en el mundo entero». Sin embargo, hoy, muchos jóvenes creen que «dejarse el pelo largo y zapatear cualquier cosa ya es bailar». Además, este afán por el flamenco ha relegado a la danza española a un segundo plano. «Está decayendo porque la gente quiere bailar lo comercial». «Lo básico en esta profesión consiste en trabajar constantemente», dice Ibancos.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.