¿Qué es la ley del sentimiento contrario? por Luis García Langa

| |

Valorar:
Visto 399 veces

La formación para invertir en bolsa es muy extensa y una de las normas no escritas que existe y que hay que conocer y saber interpretar correctamente es la "ley del sentimiento contrario".

El enunciado de la misma se podría resumir en "cuando veas titulares de prensa advirtiendo de crashes bursátiles, hay que invertir en bolsa". Evidentemente tiene la parte contraria cuando estos profecitan épocas alcistas.

Ésta ley se puede argumentar desde dos visiones que están íntimamente relacionadas:

Hay una parte "conspiranoica" que se basa en que los grandes inversores pueden provocar un sentimiento en el mercado de forma intencionada para poner el mercado a su gusto, por una parte porque podrían controlar a los medios de comunicación y por otra, porque cualquier movimiento grande de compra o venta puede generar variaciones fuertes en la cotización, lo cual se suele apoyar en excusas más o menos razonadas que llegan al conjunto de la población. Estas excusas son del tipo "tres casos de ébola son una pandemia", "hay que comprar oro porque nunca pierde valor" o "viene una crisis porque China se desacelera".

La más "terrenal" indica que si la mayoría de analistas e inversores propagan que algo está barato y hay que comprar es porque ya lo han hecho, por lo tanto al mercado solo le queda bajar; igualmente cuando anuncian peligro se debe a que han vendido y en algún momento tendrán que comprar.

Se trata de una "ley" más importante de lo que el lector puede pensar. Existen varias publicaciones de encuestas de sentimiento del inversor, alguna de las cuales son incluso semanales y son muy utilizadas por gestores de carteras y fondos de forma inversa: cuando reflejan euforia venden y cuando muestran pánico compran. Desde luego, lo utilizan porque estadísticamente funcionan.

Una de ellas se puede obtener de forma gratuita en la página web de la American Association of Individual Investors y, por cierto, en la actualidad muestra que los alcistas están muy por debajo de la media histórica.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.