Morro afirma que la 'crisis' ganadera obliga al Govern a entrar en la central lechera

Asaja critica que el acuerdo se hizo «a escondidas» y exige mayor participación de los productores

|

Valorar:
Nunca vista

El conseller d'Agricultura i Pesca, Mateu Morro, justificó la participación del Govern, con un 33 por ciento, en el proyecto de la nueva central láctea argumentando que «el sector ganadero es de vital importancia en las Islas y el Ejecutivo no puede permitir que desaparezca debido a la profunda crisis que padece». Morro, que presentó a los medios la noticia adelantada por este diario, recordó que el precio que cobran los ganaderos de la isla, entre 40 y 43 pesetas, según calidad, es muy inferior al que obtienen los ganaderos de la Península, donde el precio de referencia se sitúa actualmente en 54 pesetas.

Precisamente el intento de equiparar los ingresos de los productores isleños con los de la Península fue apuntado por el conseller d'Agricultura como una de las razones fundamentales para montar una central que, aunque no lo dijo, rompe el monopolio de mercado que, hasta ahora, tenía la empresa Agama. Morro, que aseguró que aún tiene que estudiarse la aportación económica que debe realizar cada socio, apuntó que la futura central comercializará envases con una marca de leche específica y también ofrecerá parte de su producción a las industrias para que estas las transformen en queso.

Asimismo, señaló que, en un principio, la nueva planta no podrá absorver los 40 millones de litros de leche que se producen anualmente en la Isla pero apuntó que a medida que la planta empiece a funcionar, a mitad del año que viene, podrán recoger más leche. El conseller negó que la nueva central se haya planteado para hacer la competencia a Agama ya que ambas centrales son compatibles. «Lo que no es compatible con la viabilidad del sector, remarcó, es que los ganaderos de la Isla cobren 10 pesetas menos que en la Península».

Morro apuntó que la sociedad está abierta a todos los ganaderos de la Isla que deseen participar en el proyecto y así se lo comunicó a los integrantes del Consell Agrari. Sin embargo Asaja-Balear, a través de su secretario general, Gabriel Company, acusó a la Conselleria de haber negociado «a escondidas» con sólo una parte del sector y se les exigió, al igual que hizo Unió de Pagesos, que se facilite la entrada en el accionariado de todos los ganaderos que lo deseen. Company también criticó que aún no se conozca el presupuesto de la iniciativa.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.