Movilización contra la instalación de antenas de telefonía móvil en Palma

Los vecinos del Camí de Son Gotleu presentan una denuncia

|

Valorar:
Nunca vista

Un grupo de vecinos de la calle Camí de Son Gotleu de Palma ha denunciado, ante el Juzgado de Instrucción Número 1 de Palma de Mallorca, en funciones de Juzgado de Guardia, la instalación de dos «casetas» metálicas en el sobreático de la finca número 27 de la citada calle, previsiblemente para la instalación de antenas destinadas a la telefonía móvil.

Bienvenido Rabadán, con el apoyo de más de cien firmas de vecinos del barrio, fue quien presentó la denuncia ante el juzgado, y ha explicado que «en la zona en la que pretenden instalar las antenas de telefonía móvil existen varios colegios». El denunciante, en este sentido, asegura que tanto él como los firmantes del escrito entregado en los juzgados, «creemos que, como vecinos, tendríamos que haber sido informados por parte de la comunidad donde han aparecido las casetas de que se pretendía llevar a cabo esta instalación».

En la denuncia se especifica que «sobre las 2.00 de la madrugada del día 2 de agosto, había varios camiones en la calle Onofre Jaume, provistos de una grúa de grandes dimensiones, que colocaron dos casetas metálicas en el sobreatico de la finca número 27 de la calle Camí de Son Gotleu, además de subir los mastiles de hierro para instalar antenas de telefonía móvil». Asimismo, los denunciantes, a través de su portavoz, aseguran que los trabajos anteriormente citados se llevaban a cabo sin ningún tipo de inspección por parte de la Policía Local» ni ninguna autoridad competente.

El denunciante se personó en las oficinas de la vivienda de las Avenidas «a fin de preguntar si la empresa había solicitado un permiso de obra menor, no teniendolo todavía concedido», especifica. Por otra parte varios vecinos llamaron a la Policía Local, y una unidad se personó en el edificio e intentó localizar a algún responsable de la empresa que se encargaba de la instalación. La Policía Local tuvo que personarse, por dos ocasiones, en el edificio y finalmente pudo comprobar que «la empresa carecía de autorización» por lo que se procedió a la paralización y el precintado de las obras de instalación. De hecho otro vecino de la zona, Antoni Moll, presentó previamente una denuncia ante la Policía Local, que ha sido adjuntada a la denuncia ante el Juzgado de Guardia, explicando los hechos y solicitando la intervención de las fuerzas del orden público.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.