¿Una diversión peligrosa?

Cada año, con motivo de los accidentes trágicos que se suceden, se reaviva la polémica con las motos acuáticas

Valorar:
Nunca vista
preload
Muchos de los conductores carecen del título náutico necesario. Foto: J. MOREY.

Muchos de los conductores carecen del título náutico necesario. Foto: J. MOREY.

Es el mismo cuento de todos los años. cada época estival se cuestiona la seguridad de las motos acuáticas; esos caballos de mar que asechan de forma salvaje a los tranquilos bañistas. Esta temporada, la polémica ha saltado a la palestra a consecuencia de los accidentes, tres de ellos mortales, que se han sucedido en las costas españolas y más concretamente en Málaga y Galicia. Ante estos trágicos hechos una pregunta asalta nuestra mente: ¿son las motos acuáticas un peligro constante?

Para los expertos como Miguel Reynés, propietario de Motos Acuáticas Jets Marivent, el problema se magnifica demasiado, «hay más accidentes en la carretera y nadie se cuestiona la seguridad de los coches», afirma. Además,, destaca que «la moto acuática no es conflictiva, sino que el problema radica en la persona que la conduce. Es como un Porsche; un vehículo con muchas prestaciones y muy seguro, pero que te incita a acelerar. Este hecho es el que provoca accidentes absurdos y poco fortuitos»Reynés recomienda total precaución cuando se va al manillar de una moto. «Si quieres correr demasiado y hacer el loco, lo mejor es irse lejos para no perjudicar a nadie», concluye.

Por su parte, José María Márquez, jefe de seguridad marítima, explica que la normativa que se aplica a nivel provincial es la más restrictiva del Estado español. En cuanto a leyes se refiere, las motos deben estar matriculadas y contar con un seguro de responsabilidad civil. A su vez, el conductor, debe superar la mayoría de edad y tener un Certificado de Aptitud, que emite la Federación de Motonáutica.

El alquiler de estas motos en la playa está totalmente prohibido tanto en Mallorca como en Menorca; al contrario de Eivissa que sí está permitido. Para contrarrestar esta prohibición, las diferentes empresas decidieron establecer unas escuelas de motonáutica, como la excusa perfecta para comercializar con este deporte.

Samantha Coquillat

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.