Los hijos de un difunto que «votó» en Formentera se contradicen ante el juez

Blanca Tur declaró que ella, y no su hermano, rellenó los impresos para inscribirse en el censo

Valorar:
Nunca vista

Blanca Rosa Tur Schmmaidhalter declaró ante la comisión judicial de Balears que investiga el «caso Formentera», que fue ella y no su hermano, José Roberto, el que rellenó los impresos para inscribirse en el censo electoral y votar en las elecciones autonómicas de 1999.

José Roberto había afirmado ante el juez instructor, Antoni Monserrat, todo lo contrario cuando compareció el miércoles. Ambos son hijos de José Tur Tur, cuyo voto, supuestamente, fue depositado en las urnas de Formentera, a pesar de que había fallecido en 1994.

El abogado que coordina la defensa de los nueve imputados en la causa, Rafael Perera, restó importancia a ese hecho, que calificó de «nimio» y aseguró al respecto que «lo importante desde el punto de vista de lo que se está dilucidando aquí, que es si ha habido forzamiento de la voluntad de una persona, o del sentido del voto, ha quedado demostrado claramente que no».

Las acusaciones particulares ejercidas por el PSIB-PSOE, EU-Els Verds y el PSM, por su parte, representadas por los letrados Ascensión Joaniquet y Miquel Más, opinaron todo lo contrario: «Cada vez está más claro, y las numerosas irregularidades y contradicciones así lo ponen de manifiesto, el gravísimo atentado a la democracia cometido por el PP en Balears», dijo Más, quien se confesó «estupefacto» tras escuchar a los tres testigos (Blanca Rosa Tur y los hermanos José y Juan Antonio Riera Albornoz) en la cuarta jornada de toma declaraciones que transcurrió ayer en el Juzgado Federal de Santa Fe.

Para Joaniquet, «la jornada de hoy (ayer) ha sido muy positiva porque los testigos que han declarado han demostrado sin ninguna fisura que no sabían que se estaban censando para votar, que estaban convencidos de que el trámite que hacían era para obtener el pasaporte, en definitiva, se está acreditando lo que nosotros denunciábamos desde el principio, es decir, que había habido una trama para censar ilegalmente a emigrantes de aquí».

Los hermanos Riera Albornoz, por su parte, mostraron ante la comisión judicial que les interrogó ayer un desconocimiento absoluto de los trámites realizados para inscribirse en el censo y votar, cuestión que el abogado defensor atribuyó «a la incultura manifiesta de ambos». «Es gente humilde, sin preparación, pero fueron rotundos al afirmar que nadie les había forzado a votar a determinado candidato en Formentera», subrayó.

Según quedó de manifiesto en la jornada de ayer, los hermanos Riera Albornoz declararon que no rellenaron el formulario, que desconocen quién lo hizo por ellos y que se inscribieron en Formentera porque así lo hicieron todos los hermanos (un total de 10).

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.