Consulta en España

Carod quiere utilizar la fuerza del 28 por cien del «no» para presionar al Gobierno

Mas dice que los votos negativos son un punto de crítica porque Catalunya no está reconocida en el proyecto europeo

| Barcelona |

Valorar:
Nunca vista

El presidente de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, advirtió ayer al Gobierno de que el 28% de votos en Catalunya contra el Tratado de la Constitución europea «es lo que el Gobierno español tendrá que tener en cuenta». «Por tanto, no aceptaremos cualquier Estatut y sistema de financiación, dijo, y concluyó que «esto no se acaba». «Seguiremos utilizando la fuerza de este 28% para presionar a favor de los intereses económicos, políticos, culturales y lingüísticos» catalanes, remachó.

Carod afirmó que «han ido a votar «sí» la suma de los tres partidos tradicionales» en Catalunya - citó a CiU, PSC y PP- «más toda la fuerza mediática de otros sectores» mientras que «la izquierda nacional es la que se queda la paternidad y maternidad de este «no»», que también consideró «muy civil» por la movilización de asociaciones.

El líder republicano también atribuyó parte del «no» a que «ha habido bases populares» de CiU, PSC y PP que «han desobedecido las consignas y directivas que les daban las diferentes cúpulas» de estos «partidos tradicionales». Además, subrayó que éstos «han ido perdiendo» fuerza en el último ciclo electoral en favor de «la izquierda nacional», que «tiene una tendencia a ir subiendo».

Por su parte, el presidente de CiU, Artur Mas, se mostró ayer «satisfecho» por la victoria del «sí» en Catalunya, que interpretó como «un sí crítico» catalán a la Constitución europea al tener en cuenta «los votos negativos y los votos en blanco, también apreciables» y que consideró que representan «este punto de crítica sobre un anhelo que no se ve del todo completo, que es el de una Catalunya plenamente inserta y reconocida en el proyecto europeo». En este sentido, recordó que CiU «introdujo la idea del sí crítico» pero apostó por el «sí» «porque es lo que conviene a Catalunya».

Mas criticó las valoraciones del presidente del Gobierno catalán, Pasqual Maragall, en las que se declaraba «agradablemente sorprendido» por la participación catalana en el referéndum, y le replicó que «si nos conformamos con participaciones del 40% no vamos por buen camino». El líder nacionalista aseguró que su formación «no está satisfecha con esta participación», al entender que «algo serio ocurre si en temas tan significativos como éste sólo se produce esta participación».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.