El IPC balear subió en julio un 0´1%, la mitad que en el conjunto de España

Las Islas siguen siendo la región más inflacionista del país en el acumulado del año

Valorar:
Nunca vista

R.C./M.G.
El Índice de Precios al Consumo (IPC) subió en Balears el pasado mes de julio un 0'1 por ciento, la mitad que en el conjunto de España, y en lo que va de año los precios en el archipiélago han crecido un 3'1 por ciento y un 4'2 por ciento en los últimos doce meses, siendo en estos momentos la región más inflacionista del país por la tendencia negativa de todos los indicadores del IPC. La evolución favorable del IPC balear en julio se debió a que el precio medio del transporte (especialmente por la bajada de las gasolinas) y de la vivienda disminuyeron un 1'3 por ciento y un 0'3 por ciento, respectivamente, en relación al mes anterior.

El transporte y la vivienda fueron en julio los dos únicos grupos que no fueron inflacionistas en Balears, a diferencia del resto, donde las subidas de precios más destacadas se registraron en ocio y cultura (1'7 por ciento), alimentos y bebidas no alcohólicas (0'9 por ciento), hoteles, cafés y restaurantes (0'6 por ciento) y bebidas alcohólicas y tabaco (0'4 por ciento). El IPC se ha incrementado en Balears en los últimos doce meses en un 4'2 por ciento (un 3'9 por ciento en España) y un 3'1 por ciento en lo que va de año (un 2'3 por ciento en el conjunto del Estado).

Los grupos que se mantuvieron invariables en las Islas, ni crecieron ni disminuyeron, fueron los de vestido y calzado, medicina, comunicaciones y la enseñanza. Pese al dato relativamente positivo del IPC en julio, los economistas indican que los IPC de agosto y septiembre van a ser muy superiores a los de julio, «circunstancia que incidirá negativamente en el IPC balear, en detrimento del poder adquisitivo de los trabajadores y de los niveles de consumo privado y familiar en el actual ejercicio».

Balears, al depender en más de un 85 por ciento del sector servicios, es más proclive a verse influida por los factores exógenos que afectan al normal desarrollo de la economía durante la temporada estival, más en concreto a un sector ligado estrechamente al turismo, «dependiendo de cómo evolucione el IPC en agosto y septiembre, Balears puede finalizar el año muy por encima del cuatro por ciento, con el consiguiente efecto perjudicial en la economía balear».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.