Puigpunyent

Presentadas multitud de alegaciones a la modificación de las Normas Subsidiarias

Las mayores críticas son para la creación de dos zonas de uso industrial y las condiciones para las viviendas oficiales

Valorar:
Nunca vista

ANTONI BETTI
Ayer finalizó el período de exposición pública de la modificación de las Normas Subsidiarias. Entre los distintos cambios presentados por el equipo de gobierno socialista, los que han acumulado mayores críticas han sido la creación de dos zonas para uso industrial y las condiciones para construir las viviendas de protección oficial.

Referente a la zona industrial, parece ser que el Ajuntament pretende que la misma sea una especie de suelo industrial que vendría a absorber las demandas de almacenamiento de material de empresas constructoras y depósito de maquinaria y vehículos de gran tonelaje. En los planos que estuvieron durante estos últimos días a exposición pública se señalaban dos zonas - una cerca de la Casa Consistorial y la otra en Son Bru d'Abaix - como «zonas 2.1 i», pero en ningún caso se hacía una referencia explícita a su uso industrial. En este sentido, algunos vecinos de Son Bru han alegado, entre otras cosas, que «actualmente en el municipio el sector industrial no está tan desarrollado para que sea tan necesaria la creación de esta zona, que el terreno objeto de alegación es en estos momentos rústico y sin ningún tipo de edificación, que con esta recalificación no se aleja la zona industrial del casco urbano sino más bien todo lo contrario, que hoy por hoy no existe en el municipio un reglamento regulador de la industria» y finalmente se critica que se lleve a cabo esta modificación sin que exista antes un estudio serio sobre el mismo.

Por lo que se refiere a las viviendas de protección oficial, el Ajuntament pretende construir dos bloques de 12 viviendas cada uno en unos terrenos situados en la calle Es Trast. La falta de terreno en el municipio para la construcción de este tipo de viviendas parece ser lo que obliga a permitir tanta aglomeración de viviendas de tres plantas en tan poco espacio. A este respecto, los vecinos colindantes de Na Beltrana y Es Trast denuncian el «fortísimo impacto visual» que supondrá la construcción de estas viviendas, ya que en esta zona el máximo permitido de altura hasta ahora era de una planta baja y un piso. Así también, alegan que en esta zona obligatoriamente siempre se han tenido que dejar cinco metros entre la vivienda construida y el final del solar, mientras que en este caso únicamente se dejan dos metros. A su parecer, el fuerte desnivel en el que se pretenden construir estos edificios acentuará aún más el fuerte impacto visual.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.