La Fiscalía se opone al archivo de la querella en la que está imputado el exalcalde de Pollença

| Pollença |

Valorar:
Visto 529 veces
preload
Bartomeu Cifre a su llegada al juzgado de Inca el 20 de febrero de 2015 para testificar.

Bartomeu Cifre a su llegada al juzgado de Inca el 20 de febrero de 2015 para testificar.

20-02-2015 | M.N.

El fiscal ha hallado indicios de un presunto delito de prevaricación por omisión del exalcalde Bartomeu Cifre Ochogavía (Tots) en la causa que se sigue en el Juzgado Número dos de Inca por la presunta inactividad del Ajuntament en la lucha de un vecino de la plaza contra los ruidos de un bar.

Cifre había pedido el archivo de la causa antes de los últimos comicios municipales. De hecho, su imputación en esta causa provocó su salida del PP después de que la dirección del partido considerara inviable que encabezara la lista electoral estando imputado.

La causa que se juzga en Inca responde a una denuncia por un presunto delito contra los recursos naturales y el medio ambiente. El exalcalde Cifre prestó declaración el 20 de febrero de 2015. Testificó en calidad de imputado para aclarar en que medida ha intervenido para evitar las molestias por ruidos a dos vecinos de los alrededores de la Plaça Major.
Los vecinos llevan luchando con el Ajuntament de Pollença desde el año 2006. Aseguran que el problema aún persiste.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

i
Hace más de 2 años

Apart de que el veinats que denuncíen no viven a Pollença, denunciaven sense esser-hi, inclús arribaren a fer venir als municipals amb el bar tancat a fer medicions, el pis era deshabitat.

Valoración:menosmas

Josep
Hace más de 2 años

Se acusa al señor Cifre de prevaricación de una manera injusta ya que no fué ni quien originó ni permitió los ruidos y tampoco obtuvo ningún beneficio por la actividad de este bar. En Pollença ya no hay ningún tipo de oferta de ocio nocturno, se lo han "cargado" a base de denuncias que se tienen que tramitar por falta de licencias. Hoy en día los jóvenes tienen que salir a otros pueblos ya que no tienen ningún sitio donde ir en Pollença. Sería un acierto que el Ayuntamiento fuera mas flexible con los horarios y otorgara licencias que impidieran casos como este. Puntualizar que el bar no era quien ocasionaba los ruidos, sino la gente que estaba fuera. Es normal que en los alrededores de la plaza haya bares y que estos hagan ruido si va gente. Yo también vivo al lado de un taller mecánico y cada día a las ocho empiezan a trabajar y no los denuncio, Espero que Pollença recupere aquel ambiente de cuando yo era joven y nos divertíamos en Duna, JAM entre otros

Valoración:2menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1