La apuesta de PortBlue Hotels en Menorca

| |

Valorar:
Visto 18 veces
preload
PortBlue Hotels & Resorts tiene en el complejo de S’Algar unas instalaciones privilegiadas.

PortBlue Hotels & Resorts tiene en el complejo de S’Algar unas instalaciones privilegiadas.

03-06-2017

Hace tan solo dos años que la empresa hotelera familiar de origen mallorquín PortBlue Hotels & Resorts aterrizaba en Menorca tras la adquisición, a finales de enero de 2015, de los cinco establecimientos del Grupo S’Algar, pertenecientes a la familia Sintes. Una operación en la que se incluyó la compra de los hoteles San Luis y hotel S’Algar situados en el S’Algar Resort de la urbanización con el mismo nombre, así como los complejos de apartamentos Las Palmeras, Rafalet y Vista Faro.

La transacción también supuso la asunción de la gestión de La Quinta, un exclusivo hotel de cinco estrellas situado en Son Xoriguer, Ciutadella. De este modo, la familia Porto Dolc ponía en marcha un plan de expansión con el objetivo de trasladar su visión del negocio hotelero basado en la excelencia y la sostenibilidad, más allá de su Mallorca natal. A principios de junio ha sumado un nuevo establecimiento a la cadena en Punta Cana con el PortBlue Sivory Boutique Hotel, pero Menorca sigue siendo donde esta pequeña cadena hotelera mallorquina tiene más activos. En su plan a corto y medio plazo para aumentar la categoría de sus instalaciones, este invierno se ha reformado toda la fachada marítima del hotel San Luis, además de inaugurar un nuevo beach club bautizado como Le Blue Seaclub.

ORÍGENES. La historia de PortBlue Hotels & Resorts se remonta hace casi cuarenta años en 1981 con el emblemático Club Pollentia Resort. Fue entonces cuando Fernando Porto visionó en una finca de la familia un complejo hotelero único, de 85.000 metros cuadrados, situado entre la Badia de Pollença y el Parc Natural de s’Albufereta en Mallorca. Convertido en un resort de cuatro estrellas, da trabajo a más de 200 personas y está considerado uno de los mejores hoteles de la isla, no solo para el descanso sino también para los amantes del ciclismo. Desde 2011 es Arnau Porto quien está al frente del grupo familiar y quien ha liderado su crecimiento, con un compromiso y cuidado especial con el entorno en el que están presentes, como está ocurriendo en Menorca. Muestra de ello es la incorporación de vehículos eléctricos a disposición de los clientes para sus desplazamientos por la isla o su involucración en iniciativas que contribuyen a la proyección de la isla como la colaboración con la cita de Menorca Millenials. “Los hoteles San Luis, S’Algar y los apartamentos Las Palmeras, Vista Faro y Rafalet suman un total de 465 habitaciones, cosa que nos permite ofrecer una variedad de alojamiento a la carta para escoger a partir de cuatro estrellas”, según explica Arnau Porto, copropietario.

La filosofía de PortBlue Hotels & Resorts se basa en cuatro ejes principales que se asientan sobre sus orígenes familiares y que pasan por la excelencia, la sostenibilidad, las nuevas tecnologías y el turismo activo. Su vocación de servicio forma parte del ADN de las más de 225 personas que trabajan en el complejo de S’Algar y que tratan de hacer más agradable la estancia de sus huéspedes, como su servicio gratuito de transfer cuando la reserva se hace directamente por la web, una de las estrategias para ampliar la comercialización directa.

Situado a 400 metros del mar, el hotel San Luis está pensado para pasar unas vacaciones activas en familia con una amplia piscina o unas generosas instalaciones deportivas que cuentan con múltiples pistas de tenis o padel, además de la única pista de bolos de toda la isla. “Para los que prefieren más independencia con sus hijos, pueden alojarse en los apartamentos Las Palmeras dentro de nuestro resort, que añaden a sus servicios una ludoteca o en el Village de Vista Faro, que permite acceder con mascota”, destaca Arnau Porto. El grupo PortBlue destina el hotel S’Algar y los bungalows de Rafalet en una privilegiada ubicación frente al mar para disfrutar de unas relajadas vacaciones sólo para adultos. Los clientes de sus hoteles en este resort son sobre todo británicos, españoles, italianos y, en menor medida, franceses.

PLAN DE INVERSIONES. Desde su llegada a Menorca, el grupo PortBlue ha querido dar continuidad a la buena labor de gestión que llevaba a cabo la propiedad anterior, pero tratando de actualizar y modernizar sus instalaciones para situarlas todas entre las cuatro y cinco estrellas. Este invierno se han realizado una serie de inversiones que han superado el millón de euros y que, por ejemplo, les ha permitido renovar la fachada marítima del hotel San Luis, así como la sustitución de los balcones de sus 228 habitaciones.

Otra de las novedades de esta temporada ha sido el estreno, a principios del mes de junio, de un nuevo beach club y un espacio gastronómico frente al PortBlue S’Algar. Con Le Blue Sea Club y el restaurante Amura Luxury Chiringuito, han inaugurado en Menorca un nuevo concepto de restauración frente al mar, que pretende ser un homenaje a los productos locales de Menorca, pero con un toque de creatividad culinaria a cargo del chef estrella Michelin, Rafa Sánchez, director gastronómico de PortBlue Hotels & Resorts. Una apuesta innovadora que no solo da servicio a los clientes del resort sino que está abierto al público en general y que también está pensado para poder acoger eventos. “Antes de su inauguración oficial tuvimos la oportunidad de acoger la emisión del programa concurso Masterchef, que supuso un escaparate a nivel nacional de las posibilidades que puede ofrecer este privilegiado espacio”, comenta Arnau Porto.

PROYECTOS DE FUTURO. Cuando todavía faltan dos meses para cerrar la temporada, hacen un balance positivo del nivel de ocupación que han tenido este año, completa durante el mes de agosto y rozando el 100% los cinco meses restantes. “El secreto del éxito es seguir apostando por ampliar nuestra cartera de servicios para que el cliente se encuentre a gusto, pero al mismo tiempo no dejar de hacer inversiones que vayan mejorando nuestras instalaciones”, afirma Arnau Porto.

En cartera para el próximo invierno tienen en previsión la reforma de la fachada trasera del hotel PortBlue San Luis, así como la creación de un top roof en el PortBlue Salgar, una piscina con chill out en la azotea para aprovechar mejor las vistas sobre la costa marítima. “Hay también previsto un plan de reforma en el PortBlue Rafalet y el PortBlue Vista Faro con la creación de unas habitaciones piloto, que luego queremos aplicar al resto del complejo” añade Porto.

En los planes de futuro de la cadena no solo se plantean la compra de nuevos activos sino también la gestión empresarial hotelera como la que ya están llevando a cabo en el PortBlue La Quinta Boutique Hotel, propiedad de Inversiones Pons Marín, que está en la urbanización de Son Xoriguer en Ciutadella. “Queremos crecer también en la gestión de hoteles y por eso estamos abiertos a nuevas propuestas tanto en Menorca como en Mallorca”, comenta Arnau Porto.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.