Los embalses, bajo mínimos

El escaso volumen de reservas obliga a EMAYA a mantener paralizadas las extracciones

Valorar:
Nunca vista
preload
La sequía está dejando profundas huellas en los embalses de la Serra. Foto: JOAN TORRES

La sequía está dejando profundas huellas en los embalses de la Serra. Foto: JOAN TORRES

J.M. AGUILÓ / JAVIER RODRÍGUEZ
En estos momentos, los dos embalses que suministran agua a la zona de la bahía de Palma, Cúber y Gorg Blau, se encuentran al 14'13% de su capacidad, lo que representa 1'6 hectómetros cúbicos, mientras que en el mismo periodo del año anterior se encontraban al 8'89% de su capacidad, lo que representaba 1'022 hectómetros cúbicos. Si bien las cifras de este año son mejores que las de 2000, desde el inicio del verano EMAYA ha dejado de extaer agua de dichos embalses y así seguirá hasta que no se produzca un nivel de lluvias que permita que los embalses se recuperen.

Cabe señalar que en marzo de este mismo año los dos embalses se encontraban al 46'6% de su capacidad, pero la ausencia de lluvias durante los meses de marzo y abril, normalmente lluviosos, ha hecho que se llegue a esta delicada situación. A lo largo del verano, el consumo de agua en Palma llega hasta los 150.000 metros cúbicos diarios, mientras que en invierno ronda los 100.000 metros cúbicos, por lo que la presidenta de EMAYA, Maria Crespo, ha venido reiterando que es necesario un consumo responsable por parte de los usuarios, en especial durante estos meses estivales.

Crespo también ha venido señalando que el suministro está garantizado gracias al agua que obtiene el Ajuntament de Palma de la desaladora fija y de las móviles. La desaladora fija entró en funcionamiento en el verano de 1999 y las desaladoras móviles se pusieron en marcha a partir de agosto de 2000. Balears ha entrado en 2001 en su quinto año de sequía e iguala con ello su peor registro en el último medio siglo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.